Aquí te damos 5 recomendaciones indispensables para implantar el teletrabajo de una forma gradual. Y desmontamos algunos mitos… El trabajo desde casa sí es posible y están probados los buenos resultados. ¿Cuales son los motivos para no intentarlo?.

 

¿Cuáles son las ventajas de implantar el trabajo en remoto? Según diversos estudios, el teletrabajo reduce el absentismo, aumenta la productividad y reduce los costes de los empleados.
Además como veremos a continuación favorece la igualdad laboral entre hombres y mujeres pues lo que se valora principalmente es el trabajo desempeñado.

Constantemente oímos que el teletrabajo es el futuro junto a un vídeo de gente de todos los continentes que no se han visto nunca y que está súper conectada a través de internet, desarrollando proyectos increíbles… miramos nuestra empresa y “pánico”. Vemos tan complicado llegar hasta ahí que no hacemos nada. ¿No hay un término intermedio? Sí, es posible.

Mitos para no implantar trabajo en remoto:

“La creatividad, las ideas rompedoras solo tienen lugar cuando la gente se reúne en persona”: aunque fuera el caso ¿cuántas mega ideas puede procesar una empresa? Desde luego muchas menos de las que nos gustaría. Así que si tenemos muchas ideas que lo van a “petar”, vamos a estar frustrados porque la empresa no va a poder ponerlas en funcionamiento.
Para el resto de las ideas, ¿no es suficiente con reuniones telefónicas, o utilizar herramientas tipo Skype? Si en la vida personal que nos mueven los sentimientos estamos logrando relacionarnos cada día más por medio de herramientas tipo Instagram, Facebook, Twitter, Linkedin, ¿no podemos hacer lo mismo en el entorno laboral?. Es cierto que la calidad de la interacción de las reuniones puede que sea un pequeño porcentaje peor, pero por lo general ganamos en concreción y son menos probables las reuniones interminables que no aportan valor.

“El trabajo en la oficina es de mejor calidad que el que realizamos desde casa”: quien no ha trabajado en una empresa y ha oído “si quiero hacer algún tema importante vengo pronto a la oficina” o “las horas que más me cunden son de 7 a 9 de la mañana que estoy más tranquilo” o “me voy a una sala de reuniones para que no me molesten porque necesito avanzar en el proyecto”. La verdad es que necesitamos tranquilidad para realizar tareas de buena calidad y en el horario de oficina de 9 a 5 hay mucho ruido y más en los “open space” cada vez más comunes, mas interrupciones, más reuniones sin horario fijo… sin embargo en casa, salvo excepciones, las personas pueden encontrar mayor tranquilidad para avanzar en trabajo de calidad.

Si queréis ver más mitos desmentidos y testimonios de empresas que trabajan en remoto, os dejo en enlace al libro “Remote, office is not required”.

Y ahora, ¡te animamos a que te pienses que es real, que es posible y que el impacto va a ser muy positivo!

5 consejos imprescindibles para implantar el teletrabajo:

1. Planificación: comienza gradualmente permitiendo el trabajo en remoto con 1 día cada 2 semanas o 1 día a la semana y con un grupo reducido. De hecho, es una posibilidad para incentivar a los empleados más comprometidos con la empresa.

2. Define objetivos claros de trabajo durante los días de teletrabajo. Cuando un empleado no está en la oficina se acabó el “está todo el rato metido en Facebook”, “hace muchas pausas de café”… pues al no poder controlar visualmente el trabajo, lo que se puede valorar son los resultados.

3. Implanta tecnologías de telecomunicación que faciliten el trabajo desde fuera de la oficina: las personas que estén fuera de la empresa tienen que tener fácil acceso a la documentación que necesitan, así como herramientas de comunicación para poder compartir opiniones, información, dudas… de forma ágil y segura.

4. Implica al 100% a los jefes de las personas que trabajan a distancia: es clave que el responsable de un equipo con empleados que teletrabajan crea en ello. Deberá impulsar mas fuerte para que estos empleados se coordinen con el resto del equipo y de la empresa, facilitarles que planteen sus dudas y compartan su información, sus avances y sus ideas.

5. Controla, evalúa y ajusta: no existe la fórmula mágica porque cada empresa y cada persona es un mundo. Controla quien ha teletrabajado, evalúa como ha ido en términos cuantitativos de cumplimiento de objetivos, ahorro de costes… replica los éxitos y reajusta lo que ha fallado.

También comparto mi experiencia en TramitApp pues principalmente teletrabajo. Uso herramientas como Telegram, Skype, Dropbox, Teamviewer, Facetime y por supuesto el teléfono para comunicarme con mis compañeros. Además una vez por semana voy a la oficina porque sí que hay temas puntuales que nos resulta mejor verlos en presencial. Mayoritariamente yo elijo mis horarios y me concentro mejor en casa. En mi caso quienes sí me condicionan mis horarios son los clientes, pero casi todas las comunicaciones con ellos son también con las herramientas que os acabo de comentar.

¡Anímate a implantar el teletrabajo en tu empresa!